Fermoselle (Zamora): Monumentos y bodegas

Fermoselle, situada en la pendiente de un cerro salpicado de rocas graníticas, es el principal núcleo de población de la zona de Sayago y espectacular mirador sobre las Arribes de Duero. En los límites de su término municipal y compartiendo honores con la localidad salmantina de Villarino, Duero y Tormes se dan el último abrazo, antes de emprender unidos el camino que les llevará al Atlántico.

Además, la villa, cuyo origen se remonta a la época prerromana, guarda entre sus muros el conjunto monumental más destacado de la comarca, conformado por la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, el Castillo de Doña Urraca, la Plaza Mayor y su ayuntamiento, la Iglesia de Santa Colomba, el Arco y un conjunto indeterminado de calles empinadas y angostas como La Nogal y Las Palomberas.

Crucero en Fermoselle / Foto: F.Cristóbal
Crucero en Fermoselle / Foto: F.Cristóbal

Extramuros, destaca el Convento de San Francisco, en la actualidad flamante centro de interpretación de las Arribes del Duero, las Ermitas de San Albín y Santa Cruz así como innumerables fuentes, algunas de origen romano, como María Abril o el Pozo Mergúbez…

Centro de Interpretación Arribes del Duero (Fermoselle)
Centro de Interpretación Arribes del Duero (Fermoselle)

 

Pero, ¿qué esconde Fermoselle? Después de este relato de perlas arquitectónicas que muestra la localidad, he omitido, a sabiendas, la joya de la corona de la villa, sus bodegas. Una verdadera ciudadela sumergida, de entradas angostas que desembocan en enormes galerías talladas en roca viva y sostenidas por arcos de medio punto.

Bodega Peña El Pulijón, Fermoselle, Zamora (foto original)
Bodega Peña El Pulijón, Fermoselle, Zamora (foto original)

En cada calle, bajo cada casa, los antiguos fermosellanos tallaron con esfuerzo, sudor y maña un lugar donde conservar lo más valioso de su tierra, sus vinos. Lamentablemente, con el paso de los años, muchas bodegas han caído en el olvido, algunas enterradas en escombros y otras, anegadas de agua e inservibles para cumplir el cometido para el que fueron creadas.

Sin embargo, algunos particulares, hosteleros y asociaciones como la peña El Pulijón, conservan intactas estas obras de arte, de valor incalculable y de enorme proyección turística, respetando así la memoria de sus antepasados que tanto tiempo y esfuerzo destinaron para dejar este impresionante legado.

 

Autor entrada: admin

8 thoughts on “Fermoselle (Zamora): Monumentos y bodegas

    ANSEROion

    (Abril 2, 2011 - 5:11 pm)

    es una verdadera verguenza el despilfarro que esta haciendo el ayto de este pueblo con no potenciar este filon que seria la rehabilitacion y explotacion de esta bodegas con fines turísticos

    Un fermosellano mas

    […] Duero. Pero no todo lo que tiene Fermoselle se ve pateando sus calles, su verdadera JOYA son sus bodegas (ya citadas en este blog) y que representan un valor patrimonial y etnológico de primera […]

    […] construcciones, subir por sus empinadas calles, probar los pinchos en algún bar, visitar sus bodegas excavadas en la roca y dejarse caer por sus iglesias y ermitas. Su fina estampa sobre los Arribes del Duero fue […]

    Casas rurales en Zamora

    (Octubre 3, 2009 - 11:25 pm)

    Es lo de siempre, una veces por impotencia económica y otras por simple dejadez las administraciones consistoriales dejan que los tesoros históricos de los pueblos desaparezcan o caigan en el olvido. Ha de ser la iniciativa privada la que rescate estas joyas.

    […] fácil Tags: arribes, denominacion de origen, fermoselle, zamora Este post ha sido movido a http://www.turismoytren.com, ¡te […]

    Turista

    (Noviembre 2, 2008 - 9:40 pm)

    Si realmente hubiera interés por parte de las autoridades competentes habrían descubierto las que hay debajo de la Casa del Parque, pero por lo que sea no lo ha habido y se mantienen en un misterio, que los que siempre visitamos Fermoselle, matamos el gusanillo recreándonos en las del Pulijón , en la del Marqués de la Liseda y en la de algún particular que tiene la amabilidad de hacerlo.
    De cualquier manera, muchas gracias por tu interés por las “catacumbas” del pueblo que alguien lo llamó “la Andalucía de Castilla”.

    turismoonline

    (Octubre 24, 2008 - 9:46 pm)

    Estoy de acuerdo contigo. El Ayuntamiento debería servir de mediador entre particulares para, a cambio de un mantenimiento o alquiler, abrir las bodegas de la localidad. Pienso que, es un “patrimonio oculto” que debería ver la luz, algo que contribuiría mucho a su mantenimiento (hay muchas bodegas anegadas y llenas de escombros) y a la difusión del turismo en la localidad. Sinceramente, estos monumentos son la joya de Fermoselle y traerían muchos beneficios a la localidad.

    AZUL

    (Octubre 24, 2008 - 4:50 pm)

    ¿Por qué el ayuntamiento no habla con los propietarios de las bodegas para que, sin dejar de ser suyas, dejen que el público pueda acceder a ellas y a cambio el ayuntamiento gestiona las entradas y se encarga del mantenimiento de las mismas? Soy fermosellana y no conozco uno de los mayores encantos de mi pueblo. Solo El Pulijón nos deja apreciar este encanto y a la vez nos hace desear poder ver más allá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *