Esto es un tren… no un locutorio!

Desde hace algún tiempo me ronda la idea de escribir un post protesta sobre el abuso del móvil en los trenes. Pero hoy, tras un (insorportable) viaje de casi 3 horas en el ave madrid malaga no tengo más remedio que hacerlo.

Volvía de Málaga, tostadito por el sol y con la mochila cargada de libros, apuntes y pocas ganas de volver al trabajo. El finde ha sido intenso por tierras del sur y me tomaba el viaje como algo tranquilo, mirando el paisaje y esas cosas…

Nada que ver con la realidad. A los cinco minutos de salir de la Estación Mária Zambrano, más o menos a la altura de los talleres de Los Prados. Otra viajera (mona, flequillo, pinta de estudiante de privada) comienza a charlar por el móvil con una supuesta amiga:

_ Fulanita, no te lo vas a creer… si, voy para Madrid, tía que pereza… na, que te llamaba…

// INCISO: Viajaba en preferente, recientemente, la Renfe, ha sacado una tarifilla de precio similar a la clase turista y weno, me dije, viajo de mañana, al menos me darán un suculento desayuno… //

Viajera: _ Me lié con él… sí, lo sé, es un cabrón… salí con estas, pero me llamó… mierda! juré que nunca lo volvería a hacer… sisi, lo sé…

Imposible dormir, medio vagón pendiente de la conversación. Algunos llevaban el portátil, el ipod y con los cascos no escuchaban… pero un servidor quería dormir… DORMIR!!!…

Falta de previsión, y más viajando en preferente donde los hombres de negocios cierran tratos, despiden a empleados, llaman a sus amantes… y un sinfín de historias que dan para una novela… pero la niña seguía… erre que erre, sin parar…

Llegó el túnel

Viajera: _ Ya, ya, no me lo recuerdes… joe, y mañana empiezo la facultad… yo así no puedo empezar… no veas que comedero de cabeza…

El convoy comenzaba a ascender cruzando el Valle del Guadalhorce y, al fondo, se divisaba el túnel de Abdalajís. Este túnel tiene miga, creo que son unos 8 kilómetros tirando a lo bajo y es conocido popularmente como el “lavaero”, por la gran cantidad de fugas de agua que aparecieron antes de la inauguración (y que todo hay que decirlo, dejó el acuífero del pueblo hecho un secarral).

Era mi esperanza, la piedra caliza haría su servicio, el móvil perdería cobertura y yo me dejaría caer en los brazos de Morpheo… sí, lo hice, durante 10 escasos minutos que el tren tardó en cruzar la zona… en Antequera la niña siguió erre que erre, a un volumen considerable, jodiendo a todo el vagón…

Tenía dos opciones, alzar la voz y mandar callar (ya lo hice una madrugada en un tren plagado de militares y casi acabamos mal) o retirarme a la cafetería, tomar una tila , respirar hondo y leer la revista Paisajes

Como no tenía ganas de trifulca y, tras media hora de tragar con una conversación que ni me iba ni me venía, me piré a la cafetería… me leí mi libro y casi llegando a Atocha volví a por mis cosas y… ¿adivinan que hacía mi compañera de viaje?

SEGUÍA HABLANDO POR EL MÓVIL

(Imagino que relatando SU fin de semana a la cuarta o quinta amiga de la agenda)

Me pregunto, ¿para qué sirve la advertencia de que sólo se debe usar el móvil en las plataformas habilitadas?, ¿se imaginan que en vez de un pobre estudiante la afectada fuese una señora con un bebé de meses?, ¿fumaba usted en el vagón de no fumadores cuando se podía fumar en los trenes o se iba a esa zona?, ¿por qué renfe no instala inhibidores que corten estas comunicaciones absurdas y no permiten viajar cómodo al pasaje?… CONTINUARÁ…

Por cierto, me he tomado la molestia de curiosear en papá google y encuentro que hay más gente molesta con este tema. Jorge Gobbi de blog de viajes escribió recientemente un post titulado Movilidad molesta que recomiendo leer. También parece ser que en Europa toman medidas al respecto, por ejemplo en Austria, mientras que en Japón, se pasan un poquito de la raya…

Autor entrada: admin

10 thoughts on “Esto es un tren… no un locutorio!

    Inma

    (mayo 19, 2010 - 12:32 pm)

    yo he tenido que viajar desde Málaga a Madrid en el tren para acudir a un curso, y concretamente en el viaje de vuelta que ya venía rendida en el ave de las 20.35 hrs, con ganas de descansar un poquito dadas las horas a las que lLegaba el tren, pero varias cotorras a todo volumen, una de ellas contando a todas las amigas de la agenda una entrevista de trabajo frustrada que había tenido, otra de igual manera que su marido tenia gastroenteritis, dando todo lujo de detalles (que os ahorro), otro señor haciendo reltatos de su día…, todo ello si contar el tono de móvil “caribeño”, del señor que viajaba al lado mío, a todo volumen que cada vez que le sonaba el móvil parecía que la gente del vagón haría una conga “que horterada”, yo creo que es falta de educación y de civismo, y que debería de estar regulado de alguna manera, yo era de la opinión de ir en tren porque el aeropuerto es mas incómodo, pero por lo menos en el avión la gente no habla por teléfono. Hago un inciso entre hablar educadamente y gritar durante tres horas!!

    renfeestafa

    (enero 31, 2010 - 4:09 pm)

    Bien, bien… Podríamos deirles a los viajeros que no respiren tampoco porque a muchos les huele la boca… Símplemente decidle amablemente al que esta hablando que baje la voz o se vaya al vagón restaurante.
    Me preocupa mas la peste que hace en los trenes y la poca higiene que hay en estos. Por no mencionar la puntualidad… y los precios abusivos.

    He dicho!

    María

    (septiembre 24, 2009 - 7:18 pm)

    “No me importa tu vida privada, compartela sólo con quien le importe y no con todo el vagón.
    Respeta a los demás.”

    Carbayón, me quedo con tu última frase, a pesar de haber leído en los comentarios anteriores que hay gente que discrepa con lo que explica el post, yo estoy de acuerdo con él.

    Viajo asiduamente en tren, a veces mi viaje dura media hora y otras, cuando viajo a las tierras del sur, son nueve horas, y creeme, que he tenido que soportar niños con exceso de mimos y de mala educación chillando y molestando, gente con música a todo volumen y sin cascos, gente en grupo que hablan en voz alta y, como explica el post, gente hablando por el móvil.

    Quizá hasta el punto de prohibir no, pero sí el de hacer reflexionar que es de sentido común que no viajas solo, que compartes tu espacio con más gente, con circunstancias diferentes y, que puedes causar malestar. Respeto o como otra opción, dicha por alguien en otro comentario más arriba un: “por favor, “puede bajar el volumen?”

    Saludos

    Carbayón

    (septiembre 23, 2009 - 9:34 am)

    Suscribo punto por punto tú opinión. yo sufrí una experiencia similar este verano entre Madrid y Oviedo. Una pobre señora mayo contando a todo el que pudo la traumatica situación de la hija, su marido la engañaba, cosa que descubrio merced a la hablante (su madre) y su marido que contrataron un detective …. por suerte se acabaron las baterías …. pero entonces, como si no lo hubiese oido todo el vagón se lo fue contando a todo el que estaba cerca … y a volumen brutal …

    Si no llega a estar mi novia le digo algo, pero para no discutir con la primera me tuve que ir jodiendo 5 puñeteras horas …

    La proxima vez voy a ir preparado con unas hojas que digan:

    “No me importa tu vida privada, compartela sólo con quien le importe y no con todo el vagón.
    Respeta a los demás.”

    Javier Gomez

    (septiembre 22, 2009 - 9:41 pm)

    Hola:

    Como tú, la verdad es que me suele molestar el que dentro del vagón hablen, más que nada, por cuestión de respeto. Yo mismo, cuando me suena, salgo inmediatamente fuera del vagón a hablar en la plataforma.

    De todos modos, tampoco es menos cierto, que quizás es demasiado intransigente la postura, porque si nos ponemos así, por ejemplo, tampoco debería utilizarse en un restaurante, o en una cafetería porque puede ser que yo también haya ido ahi a relajarme.

    De todos modos, si molestan o el tono de voz es demasiado alto, siempre tienes la opción de decirle que por favor, baje el tono porque intentas dormir, o en su caso, si aún así no hace caso, avisar al revisor.

    Un saludo

    mlena

    (septiembre 22, 2009 - 6:29 pm)

    Entonces, por esa regla de tres, si dos personas van hablando en el tren y a mi me molestan, (que se ha dado el caso en más de una ocasión) también deberían de permanecer calladitas si me molestan, no?

    vaya tolerancia, igual la tila la deberías de llevar puesta desde casa….

    Alex

    (septiembre 22, 2009 - 6:26 pm)

    Me parece excesivamente intransigente tu postura, toda practica tiene extremos. No tengo porque dejar de navegar con mi movil por internet porque haya gente que se dedique a cotillear en voz mas alta de la necesaria.

    El ejemplo que has puesto de Japón deberías leerlo un poco, no dicen que este prohibido tenerlo encendido en el tren, sino en las zonas habilitadas para discapacitados por los problemas que peuda acarrear a esa gente.

    Recuerda la frase de que “todos los extremistas deberían ser fusilados”. Es absurdo que enarboles la bandera de la libertad cohartando libertades a los demás.

    Peps

    (septiembre 22, 2009 - 6:26 pm)

    En Francia, en los trenes TGV de alta velocidad y hace unos años estaba prohibido. Había una señal como la de prohibido fumar…

    viajero

    (septiembre 22, 2009 - 6:24 pm)

    No puedo estar más de acuerdo con el post. Además, el problema añadido es el volumen de voz que utilizan. Parece que hablan a gritos a propósito para que todo el vagón se entere de sus vidas ¡que ni nos van ni nos vienen!

    […] No al uso del móvil en los trenes (un caso real)turismoytren.com/index.php/2009/09/esto-es-un-tren-no-un-loc… por juliagonzalez hace pocos segundos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *